Exposición de dibujos y tallas NIVACLE en el Centro Cultural del Lago

Leer más

Con el apoyo de Fundación Itaú, el Centro Cultural de Lago invita a la inauguración de la Exposición de Dibujos y Tallas NIVACLE de los artistas originarios Marcos Ortiz, Arias Falcón y Tomasito Ricardo, con la participación de Mateo Luis, Esteban Klassen, Mariano González y Sixto, el domingo 11 de junio de 2017 a las 11:30 horas, en el Centro Cultural del Lago, Areguá.

Sobre la muestra, comenta Ysanne Gayet:
«Gracias a la invaluable ayuda y al “ojo” de Verena Regehr, fue posible armar esta segunda exposición de artistas originarios del Chaco en dos años en el Centro Cultural del Lago. Desde hace muchos años, Walter y Verena Regehr, y después sus hijas, Ursula y Vera, han sido piezas claves en incentivar a artesanos y artistas originaros del Chaco central a perseguir la excelencia en sus creaciones, permitiendo así, no solo que el público las valore más por su belleza singular y buena terminación, sino que los involucrados —hombres y mujeres originarios—, puedan comercializar sus productos por un precio mayor, así dando sostén a sus familias…».

Sobre los artistas:
Tomasito Ricardo
«Nací en Pedro P. Peña, la zona del Alto Pilcomayo. Cuando era niño, solíamos divertirnos dibujando animalitos en la arena. Más tarde, acompañando a mi padre en la cacería, él me enseñó a observar a los animales. Mi padre hacía flechas; yo tallo animalitos en formas variadas, como chanchos silvestres, zorros y osos hormigueros. No tengo grado ni certificado, esto sale de mi imaginación. Me alegra que todos mis hijos aprendieron a tallar.
Cuando termina la cosecha de algodón o sésamo en las chacras de los patrones, nos quedamos sin trabajo y no tenemos nada. Entonces tallo para ganar algo. Pero ya tenemos que ir lejos para buscar el palo santo. Tengo que hablar con los patrones y les pido permiso para buscar ramas secas. Siempre tenemos que asegurarles que no vamos a cortar rollos ni dañar los alambrados».
Texto: Verena Regehr y Ursula Regehr – Simetría/asimetría (2010-2011)

Arias Falcón
«Nuestros abuelos solían elaborar del palo santo cucharas y platos, así como palas para la plantación. Yo conozco tres clases de madera de palo santo: de color negro, amarillo y rojo. Todas son muy duras, pero para tallar me gusta más la de color amarillo, porque es más suave. A mí me enseñó mi suegro. Cuando fabrico un animal, mi imaginación se va de mi entorno y pasa al monte. Es como cuando nos vamos para mariscar y buscamos animales para nuestra comida.
Yo hago solo esculturas en palo santo. Cuando las fabrico, mi esposa me ayuda a limpiarlas y lijarlas. Si tengo pedidos para hacer tallas grandes, busco el palo más lindo; pero ya es difícil encontrarlo en el monte. Por la deforestación ya no queda mucho; cada vez se vuelve más difícil conseguirlo.
Yo nací en la Estancia «Palma Quemada», cerca de Mistolar, donde mi padre cuidaba los animales. Allá, en la zona del Pilcomayo, nos alimentábamos de pescados y de miel.
En 1986 me mudé a Yiclôcat, porque conseguí un empleo como maestro en la escuela primaria. Ya son muchos años que trabajo aquí. Para mí, como para otros maestros que no tienen un título, es un sacrificio muy grande. Tengo que seguir estudiando para alcanzar un sueldo mejor. Como tengo mi turno en la escuela a la mañana, la tarde me queda para fabricar animalitos. Hacer un modelo de un chancho grande me lleva como dos días y medio, después todavía queda todo el trabajo de la limpieza. Las tallas pequeñas son mucho más fáciles y rápidas para hacer, se pueden terminar en dos horas.
Algunos no saben tallar, porque no saben imaginarse los animales. Para mí este trabajo es parte de nuestra expresión y me gusta hacerlo, porque es lindo y tranquilo».
Texto: Verena Regehr y Ursula Regehr - Simetría/asimetría (2010-2011)

Marcos Ortiz
Es Nivacle. Nacio´ en 1952 en Chaco’i, cerca de Villa Hayes. Sus padres, originarios del río Pilcomayo, estaban de visita con sus parientes Maka en Chaco’i, tiempo en que nació´ Marcos, el segundo de siete hijos. Marcos paso´ su niñez entre los Maka y cuando tenía unos 10 años, su familia volvió al Chaco central. En la escuela de Yalve Sanga termino´ el sexto grado y después se desempeñó como jornalero.
Al casarse se mudó a Yiclo^cat, donde llego´ a conocer a un escultor Wichi que le enseñó a tallar animalitos de palo santo.
Su pariente Esteban le motivo´ a dibujar sus animales preferidos y así empezó a dibujar.
«Primero dibujo los animales, después el monte y al último, el pasto. Trazo las líneas primero con lápiz y después pinto con el bolígrafo. Los zorrillos tengo que pasar dos veces con el bolígrafo para que queden bien negros. Termino un dibujo en dos días, si trabajo bien».
Se inspira en el medio ambiente, en los árboles de su patio —en sus ramas y hojas, cuando la luz pasa a través de ellas— y en el campo cercano a su casa. A veces se va al monte para observar las formas de los árboles y arbustos.
Marcos dibuja para ganar su sustento diario, pero su ganancia solo cubre los víveres más básicos; para la carne, por ejemplo, ya no le alcanza. Desearía ganar más para mejorar sus condiciones de vida.
Texto: Vera Regehr - Artistas y pueblos originarios del Chaco (2015)